The Future Freaks Me Out

abril 23, 2015

 

If you wake up at a different time in a different place, could you wake up as a different person?

-The Narrator, Fight Club (1999)

En el pasado, el futuro me asustaba, en el presente el futuro me hace pensar en mi pasado y creer que algo bueno me espera. En el futuro, voy a pensar en este presente y recordar cuando pensaba en mi pasado.

Mi presente es muy diferente al que en un pasado imaginé, toda mi vida he sentido que mi vida ha cambiado drásticamente y pienso “nunca hubiera creído si me hubieran dicho que estaría haciendo esto” y así es, sigo sin creerte, Abril del futuro. Antes esto me asustaba, me daba miedo cuánto podría llegar a cambiar, qué amistades tendría, a qué cosa me dedicaría; simplemente porque pensé que en algún momento dejaría de ser yo y empezaría a ser otra persona, todo sin darme cuenta.

Actualmente, el futuro me hace pensar en las millones de posibilidades que tengo para hacer algo mejor, para que cuando en mi futuro piense en este momento diga “Gracias, Abril del pasado”. Las oportunidades que me he creado con el paso del tiempo han sido cada vez mejores, cada opción que se me abre parece más fascinante que la anterior, y esto es debido a mi historial, ya que las oportunidades no se crean solas.

Hace unos días estaba hablando de las malas decisiones que he hecho en mi pasado y me preguntaron ¿Cambiarías algo?, me quedé callada por un segundo, hace mucho que no pensaba en eso, pero cada decisión que he tomado ahora es una decisión muy diferente a la que hubiera tomado hace un tiempo y ahora que lo pienso, no, no cambiaría ninguna de ellas.

Si no fuera por esos errores y aciertos que cometí, no estaría aquí en este momento, y tú tampoco estarías leyendo esto, ya que probablemente mi blog seguiría abandonado desde diciembre del 2013. Ahora mismo puedo estar decidiendo lo que voy a ser durante el resto de mi vida, o tal ves en una hora, o en 12 años.

Hoy estoy parada en el epítome de mi vida y mañana también.

Such a fragile thing.

febrero 11, 2012

 

Life

¿Podrías pensar en algo tan frágil y sensible que al momento de perderlo, no podrías recuperar? La respuesta está en ti mismo, en mí, en todos los que ahora te rodean, la única cosa tan frágil es la vida, que puede ser tan efímera que en un momento llegas a preguntarte ¿Qué he hecho con mi vida? ¿Qué he hecho para que cuando llegue el momento, la gente no me olvide? Y en eso está el convivir con los demás, ser parte de algo.

Todas esas personas que llegan a tu vida, puede que te enseñen cosas tontas, o inservibles, y también están aquellas que te enseñan cosas inolvidables y muy interesantes, pero quieras o no, cada una de ellas te enseña algo, y te cambia de alguna forma.

No es que tú compartas tu vida con los demás, sino que los demás comparten su vida contigo, y tal vez sea momento de agradecerlo, porque no admiten a cualquiera en sus experiencias, sino que eres alguien especial. Esas personas a las que llegas a querer tanto, que hay un momento en el que debes de decir adiós, ¿Y porqué? Puede ser que haya terminado lo que vino a hacer en esta vida, ya veremos qué debe de hacer ahora en la siguiente, pero por el momento, compartió conocimientos, alegrías, experiencias y otras cosas que nunca llegarás a olvidar.

Siempre llegan momentos en los que te das cuenta en realidad quién está contigo de verdad, y hay que tener muy en cuenta eso, ya que esas personas estarán ahí apoyándote no importa lo que pase, sabrás que siempre tendrás alguien en confiar y con quién buscar un apoyo.

Ese día en el que te das cuenta de que tienes tantas cosas por delante, y tan poco tiempo para realizarlas, es cuando empiezas a vivir cada día, a disfrutar de la compañía de los demás, hasta los que te caían mal, ahora ya no se ven tan desagradables. Empiezas a pensar que de verdad, nunca quieres dejar a nadie ir, porque todos son parte de ti. Cambian tantas cosas en un sólo segundo, que te das cuenta que no todo es para siempre.

¿Cómo es que la vida puede cambiar tan rápido? El curso de tu vida, lo que haces, a dónde vas, y tu futuro, cambian con una sola decisión, por eso siempre han advertido que si algún día regresas al pasado, hasta el simple aleteo de una mariposa podría causar un tifón en algún lugar de este planeta. Entonces imaginemos una decisión difícil, ¿Acaso decidirá el resto de nuestro futuro? Hay que pensar bien en lo que queremos y cómo vamos a conseguirlo, saber el camino que debemos tomar y porqué tomarlo.

Esta semana perdimos a un gran amigo, un muchacho que prometía ser algún importante empresario, economista, o lo que él decidiera ser, pero estoy segura de que no importara el área que fuera, iba a destacar. Qué cosas tan importantes nos enseñó a todos, aunque en ese momento tal vez no pensamos que lo fueran, seguramente ahora muchos de nosotros nos damos cuenta de que lo son, y son muy importantes, básicamente inolvidables. Aprendimos mucho de él, un niño inteligente, muy racional e increíblemente agradable. Sin duda le agradeceremos siempre todo lo que nos enseñó, y que nos dejó formar parte de lo que él fue.

Siempre te recordaremos por lo que eras, un gran amigo y persona en general. Esas historias que cada uno de nosotros tenemos, siempre van a estar presentes y seguirás haciéndonos sonreír. Te queremos Roge, D.E.P.