The Cherry on top of the pie.

enero 1, 2011

Aquí estamos, otro año que termina, se nos va volando de las manos y mientras escucho a muchos decir que no pueden esperar a que el 2010 termine, yo opino diferente; este año fue uno de los mejores que he tenido, pasé por mil cosas, pero por más que pienso, las únicas que recuerdo son las buenas, hagamos un recuento.

En enero fui a Guadalajara a conocer la ciudad de la cual terminaría enamorada, y no sólo eso, sino que también encontré la Universidad que siempre estará en mis sueños, y a pesar de no haber logrado ir a vivir ahí y estudiar lo primero que venía en mi lista de gustos, estoy feliz, siento que en cualquiera de las dos situaciones me encontraría en este momento feliz y con muchas ganas de seguir estudiando.

Poco después me encontré terminando la preparatoria junto con mis mejores amigos, esos 200 con los que estudié 6 años, ellos siempre fueron mis mejores amigos y era una felicidad poder terminar esta etapa de nuestra vida juntos. Recuerdo el día en el que nos tomaron la foto de generación, todos llevábamos la emoción en nuestros rostros y no podíamos esperar por que terminaran de tomar la foto para poder salir a festejar, si me lo preguntan les diré que esa noche fue uno de los mejores festejos que he tenido.

En mayo hicimos el viaje con el que siempre soñamos…Ixtapa, ooh sí, ¿cómo olvidar esos hermosos días en Ixtapa? En los que lo único que nos importaba era en estar todos juntos y pasar un buen rato, recuerdo que los únicos momentos en los que me volteaba a ver el reloj era en las mañanas al despertar, y no porque yo quisiera saber qué hora era sino porque tenía el reloj en frente de mi cara jajaja, a mí no me importaba si ya se me había pasado la hora para cenar, porque hubo unos días en los que bajaba para ver si todavía me podían servir de cenar y me encontraba con la señorita diciendo “No, la cocina ya cerró” y nada más pensaba “Bueno, mañana a ver si me acuerdo de desayunar” hmmm y esos días en los que me acordaba de desayunar eran buenísimos, simplemente porque como yo no pagaba nada pues pedía lo que más se me antojara del menú y después pasaba a la alberca a pedir y pedir lo que yo quisiera, vaya que eran buenos días.

Cuando regresamos nos dimos cuenta de que cada día que pasaba era un día menos que teníamos juntos, así se nos fue volando el tiempo hasta que nos encontramos con nuestros disfraces en la última semana de clases, ¿Alguien olvidará alguna vez mi disfraz del Sombrerero Loco? Jajaja o el primer día que me vestí de primaria y de verdad parecía una niña de 10 años, esos fueron momentos que disfruté muchísimo y espero nunca olvidar.

Después vino la graduación, NUESTRA graduación porque en realidad siempre íbamos a las de las demás generaciones y tal vez muchos creyeron que íbamos a terminar tirados poco antes de que empezara nuestro after pero no fue así, todos nos comportamos bastante bien porque sabíamos que esos no eran momentos para perdernos en alcohol, sino para recordarlos por siempre.

Entonces, el Instituto Oriente nos despide y cada uno parte a tener un destino diferente, yo empiezo Medicina y es entonces cuando me doy cuenta de cuánto me gusta en realidad estudiar esa carrera, y más que eso, me encanta practicarla, estar en contacto con los pacientes, tener el cerebro trabajando a 1000 km/hr todo para poder ayudar a esa persona que está tan necesitada, y no sólo eso, sino que conozco a personas increíbles con las que de inmediato se crean lazos irrompibles de amistad.

Claro, no podemos saltarnos esta parte en la que terminé la prepa y empecé con la Universidad, ya que como bien saben, fue uno de los momentos más difíciles del año porque tuve que despedirme de una persona a la que considero importantísima en mi vida, lo quiero muchísimo, pero lamentablemente tuvimos que decir adiós.

Entonces, ¿no que todo en el año había sido bueno? Pues sí, y esto lo digo porque debido a eventos recientes me dí cuenta que esa despedida nos hizo mucho bien, obviamente estuvimos extrañándonos a más no poder, pero ese momento en el que lo volví a ver…tomen en cuenta que yo no sabía nada de que había venido de vacaciones y su plan fue ir a perseguirme en angelópolis para decirme “Sorpresa! Estoy aquí de vacaciones y quiero estar contigo” me habría gustado que una cámara grabara mi expresión porque no pude sorprenderme más ese día, simplemente no lo podía creer.

Ayer resultó ser otro día importante en mi año, pasé todo el día con él, siendo completamente felices porque por fin, después de tantos meses estábamos juntos de nuevo.

Y así es como termina mi año, en realidad no me importa si lo estoy pasando en Toluca, aburridísima sin nadie con quien salir y probablemente cuidando bebés, no me importa porque todas las demás alegrías que tuve en el año fueron suficientes para poder estar en estos momentos feliz con mi familia sin importar el lugar ni la situación.

Adiós 2010.

24235_106718722687576_100000483467125_174666_6664625_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: